16
Sep
07

Mi foto de La Mona Lisa

Hoy vamos sobre “el turismo de masas”.

Este verano he tenido la suerte de conocer esta grandiosa ciudad llamada París, la ciudad de la luz. La ciudad más turística del mundo donde las gentes de todo el mundo pueden mezclarse sin muchos problemas de raza, procedencia, sexo, edad o religión.

Gracias a que ahora los vuelos son cada vez más baratos (y a nuestros amigos que nos brindaron la oportunidad de quedarnos en su casa) puedes plantearte ir con un presupuesto algo más holgado, vital para poder disfrutar de la caríiiiisima París.

Lo que más me ha sorprendido, además de las dimensiones de todo y los monumentos míticos sobradamente conocidos, ha sido la cantidad de turistas y el fenómeno de “la foto”.

Desde el nacimiento de las cámaras digitales sacar una foto es tan barato que ya pocos nos planteamos de qué estamos tomando la foto o cómo. Luego, llegamos a casa con cientos de fotos que casi nunca encontramos tiempo para poder ordenar, repasar o machacar a los amigos con ellas. Que gran momento ese de ir a casa de unos amigos a cenar y que te suelten el “vamos a ver las fotos del viaje!”… aunque he de confesar que yo para eso soy algo masoca y me gusta verlas y comentarlas.

Este fenomeno hace cosas tan curiosas como que la mayoría de la gente obvia totalmente los lugares que visita y muchas veces se limita a “capturar” los puntos más típicos. Hacemos colas para llegar a un lugar, decir “un,dos,tres.. cogido” y volver a otras colas. Y en esta ciudad, París, con los millones de turistas que la visitan, este afán se sublima en el lugar que nadie que visite París puede volver sin haberlo visitado. El museo del Louvre con sus 6 millones de visitantes anuales.

Hall del Louvre

Aquí existe una de las mayores colecciones de arte de todo el mundo (o quizás la mayor) con tesoros estéticos e históricos que reflejan el largo camino que ha recorrido la humanidad en más de 4500 años. Existen vestigios de las civilizaciones Persas y Egipcias, grandes obras de la grecia clásica pasando por el renacimiento y hasta el siglo 19.

Aquí, entre tanta belleza que uno se llevaría semanas deleitándose con ella, aquí es donde el turista accidental intenta acaparar en pocas horas la mayor cantidad de “foto-pruebas” posibles que demuestren que ha estado allí. Existen tres puntos claves de este via crucis particular: La Victoria de Samotracia, la Venus de Milo y ¡como no! La Mona Lisa.

En estos tres rincones las mareas de personas arrecian como las galernas del Cantábrico al llegar a Finisterre, pero donde observamos el fenómeno más curioso es con La Mona Lisa, que tras el polémico éxito literario de Dan Brown es aún más buscada.

Entras por una pequeña puerta en una sala con techos altísimos y que tiene la friolera de 840 metros cuadrados (unos 20×40 metros). Allí al fondo, delante de una masa de gente, se encuentra el pequeño-gran cuadro del genio Italiano. Haces una cola de varios minutos y al final consigues acercarte a unos 5 metros de distancia para entre: cabezas, codos, cámaras que se levantan y algunos desalmados flashes, intentar apreciar a través de un cristal antibalas pero no antireflejos la grandeza de la obra. ¡TODA UNA AVENTURA!

Como contrapunto, en la pared frente a este cuadro de unos modestos 77×53 cms, se encuentra un magnífico cuadro de Paolo Caliari sobre las bodas de Cana de unos 7×10 metros que impresiona no sólo por sus medidas sino por sus detalles que poco tienen que envidiarle (en mi humilde incultura) a La Gioconda.

Leonardo siempre ha sido uno de mis ídolos por sus múltiples talentos, pero este triste espectáculo supongo que sonrrojaría cuando menos al reservado genio.

Y aquí termino ya el comentario de hoy, con una muestra del tan preciado tesoro que consiste en tener ¡mi propia foto de La Mona Lisa!

Mi foto de La Mona Lisa

Anuncios

8 Responses to “Mi foto de La Mona Lisa”


  1. 1 krazygoose
    Domingo, 16 septiembre 2007 en 9:50 pm

    Totalmente cierto. Cuando estuve allí había menos gente (supongo que hacía peor tiempo y éramos menos los turistas), pero aún así era horroroso acecate a algunas obras que, por uno o por otro motivo, tienen más tirón para los que formamos la gran masa. En mi caso, fui a hacerle una foto a La Venus de Milo y e dio tanta vergüenza hacerla, rodeado de tantas y tantas cámaras haciéndole exactamente la misma foto que yo, que rodeé la sala y le hice una foto de su marmoleo trasero sólo por sentirme un poco diferente 😛

  2. Lunes, 17 septiembre 2007 en 7:18 am

    Uff… a mi eso de las fotos en los museos… suelo estar demasiado ocupada secándome las lagrimitas :$

    París… ahhh… quand est-ce que je serai riche? Que yo no tengo amigos a los que encalomarme 😛

  3. 3 fewibef
    Lunes, 17 septiembre 2007 en 9:26 am

    Estando por allí me enteré por otros amigos que hay pisos que se alquilan por semanas.
    Es una opción bastante más económica que la de hoteles y bastante más decente que la de pensiones (sin premio).
    Si alguien está interesado puedo preguntarle a esta gente por cuanto les costó la semana.

    Saludos.

  4. Lunes, 17 septiembre 2007 en 10:17 am

    Yo estoy interesada, pregunta, pregunta… (no hay estándar para emoticono de “se me cae la baba”, no?)

  5. 5 Meche
    Lunes, 17 septiembre 2007 en 11:21 am

    Luisillo!
    estoy totalmente de acuerdo, cuando fuimos al Louvre con Andres, cientos de turistas fotografiando la Gioconda (ojo, soy una fan de Leonardo!)y nadie se daba vuelta para mirar Las Bodas de Cana!!! Nosotros fuimos unos raros ejemplares que le dimos la espalda durante un rato a la Gioconda y disfrutamos de este otro maravilloso cuadro. Tambien hay que decir que hay otros cuadros de Leonardo, magnificos, en otras salas, y que la gente ni se detiene a mirar…

  6. Lunes, 17 septiembre 2007 en 6:01 pm

    Pues de buena me libré…..

    Y es que hace muchos, muchos años estuve en París en viaje de novios (que romántico y que tiempos aquellos) y al final no pude entrar en el Louvre por que estaba atestadito de gente.
    Llovía a mares (primeros de enero de 19nosecuantos) y después de llevar al menos una hora en la cola, salimos al patio donde se encuentra la famosa pirámide de entrada y la cola aún le daba la vuelta completa al patio.

    Al final decidimos dejarlo para otro día (nunca volvimos) y aprovechar para ver otras cosas…..

    Pero juré volver y espero que aunque sea en un viaje del Inserso, pueda visitar tan famoso museo…..

  7. 7 camila mariana
    Domingo, 6 julio 2008 en 6:33 pm

    yo quiero ir a ver a la mona lisa me cuentan mis amigas que es muy bonita y por eso quiero ir .

  8. Jueves, 18 diciembre 2008 en 7:22 am

    hola quien? eres no te conosco si me gusta mona lisa me gustaria.
    Conocerla que maravilla.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Otras cosillas…

Ver entradas sobre…

Lo más curioseado por aquí…

Estadisticas

  • 39,179 hits
septiembre 2007
L M X J V S D
    Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Te es util algo de esto?

Si es asi ten la amabilidad de decírmelo.

Ultimas fotos subidas a Flickr

networkedblogs

Algunos pensamientos cortos


A %d blogueros les gusta esto: