07
Nov
07

el universo desde una cascara de nuez (uno)

Parafraseando al genial Stephen Hawking, inauguramos una nueva serie de mensajes (no se cuantos aún) sobre mi viaje de este puente del día 1 de noviembre.

El objetivo del viaje era traerse un velero de 33 pies (unos 10 m.) desde Barcelona hasta algún sitio de la costa andaluza, lo más cercano posible. La tripulación del velero consistía en un experimentado patrón, dos aguerridos mariner@s (chico y chica)… y un servidor que lo más que había navegado era en algún ferry en ríos y unas 12 horas de curso de vela hace una piara de años.

En estas primeras aproximaciones quisiera hablar de las cosas que más me han impresionado sobre el viaje en si. Para siguientes entregas hablare más de las personas, los lugares y lo bien o mal que se puede llegar a pasar.

Comencemos esta singladura…

Felpudo del Tortuga

Madrugada del día 2 al 3 de noviembre, en algún sitio del Mare-Nostrum entre las duchas del puerto de Torredembarra y el bar Carámbano del puerto de moraira, haciendo guardia mientras miras repetidamente el rumbo en la brújula y vas corrigiendo con vaivenes del timón las desviaciones provocadas por las mecidas del incansable y machacón mar de fondo, fiel amante desde que partimos.

La noche es fría y limpia, la costa está tan lejana que no se ve más que el fulgor de las luces detrás del horizonte, con un cielo sin luna todavía donde brillan todas las estrellas conocidas; con mi compañero de guardia, sentado ahí cerca en la bañera del barco, pero lejano mientras navega a su vez quien sabe por que mares de su mente; con toda la eternidad para pensar y con algo más de sueño del que hubiera preferido tener…

… este es el panorama en el que de repente uno se descubre a si mismo como un pequeño electrón del universo, dentro de una cascara de nuez, navegando por un mar infinito como el tiempo.

En ese momento vienen a tu mente tantas y tantas personas que han dedicado su vida al mar. Unos por trabajo, otros por pasión, otros por aventura y otros porque no tuvieron más remedio. Todos seguramente tuvieron alguna vez este sentimiento profundo de fascinación. Todos ellos han pasado para mi a cotas mucho más altas de consideración. Nunca antes había pensado en la cantidad gente que cruza cada día algún rincón de ese inmenso mar que cubre una gran parte del mundo y en lo difícil que podía llegar a ser hacerlo. Nada es sencillo, pero navegar en grandes distancias conlleva unas dosis de fe y cálculo nunca imaginadas para mi… pobre iluso.

Uno, en su inocente vivir, cree que todo es tan sencillo como cuando vas en tu coche por la autopista. Que basta con ir siguiendo un camino de baldosas amarillas (o negras) para ir desde A a B. Que fácil es ¿verdad? Cuan distinto es el mar.

Supongo que sensaciones parecidas se deben sentir en lugares como el desierto, la selva o los polos. Sin embargo, a la sensación de encontrarse perdido en un plano X-Y, en el mar podemos añadir la incógnita de la coordenada Z, la inmensa profundidad del mar. El sentirse a salvo en ese pequeño cascarón de fibra que te resguarda de perderte en el oscuro fondo. Esa coordenada Z que el sonar marca como “DEPTH —” porque sobrepasa las capacidades del limitado aparato. Esas entrañas oscuras.

Sin embargo no quiero que penséis equivocadamente que sientes miedo, no. Es algo más grande que eso. El miedo no existe esta noche. No, porque ya has comprendido que las leyes físicas están para apoyarte; que Arquímedes ya sentó las bases para racionalizar el misterio de la navegación y que ese invisible guía nocturno que es el magnetismo terrestre, personificado en una roja brújula que marca tu rumbo, son los puntos de apoyo de la fe que nos permitirá llegar a puerto, donde al fin nos sentiremos otra vez en la seguridad sólida de la Tierra.

Más bien podría deciros que nuestro homo-céntrico quehacer diario, ese vivir alrededor de uno mismo pensando sólo en el restringido ámbito del día a día, nos hace mucho más pequeños y limitados de lo que realmente somos como seres humanos. Somos mucho más que esas ocho (o más) horas de trabajo o ese fin de semana con atasco a la vuelta.

En resumen, podría deciros que en estos días me he sentido vivo de otra forma, capaz de mirar a los ojos a las estrellas. He comprendido de nuevo cuan grande es nuestro universo, aunque sea visto desde una cáscara de nuez.

Gracias por darme esta oportunidad, Rog.

Continuará…

Anuncios

7 Responses to “el universo desde una cascara de nuez (uno)”


  1. Miércoles, 7 noviembre 2007 en 9:01 am

    Buenas machote..

    He de reconocer que la navegacion no me apasiona, también he de reconocer que no lo he vivido nunca más alla del típico paseo turistico.

    Comprendo que montarse en un autobús no es vivir el placer de conducir un coche o sentir el automovilismo.

    Lo que si sabes que me gusta mucho es la astronomia, y por tanto, me recuerda a noches en vela esperando ver caer alguna lluvia de estrellas, o algun eclipse lunar. Aunque hace ya realmente tiempo que no lo hago.

    Este tipo de experiencias, y especialmente este tipo de situaciones, yo las catalogo como de “ordenacion interior”. Te sirven para pensar, para encontrarte a ti mismo, mirar para dentro, cosa que cada vez se hace menos.

    Así que, no dudaria en haber aprovechado la ocasion, tal como tu hiciste. Mereció la pena esos diitas libres.

    Un saludo tio.

  2. Miércoles, 7 noviembre 2007 en 9:45 am

    Desde hace miles de años, nuestros antepasados (como tú mismo en esas frías noches del Noviembre mediterráneo) buscaban sus caminos entre las olas. De un modo u otro, hemos sabido encontrar en este medio – que nos es hostil como especie – el modo de alcanzar otros lugares. Bienvenido al veneno.

    Sé que estabas deseando llegar (como todos) el Domingo por la noche. Pero también se, que si tuvieses que subir de nuevo al Alendra Dos para continuar hasta su destino, lo harías sin dudar. Nos pasa a todos.

    El mar (La Mar), nos atrae y nos captura. Llena nuestras venas de sal y nuestros ojos de su azul oscuro, de los perfiles lejanos de la costa y del brillo cegador del sol. Eso nos lo llevamos para siempre, volvamos o no a embarcarnos. Y cada singladura, cada metro de estela, es un latido más del corazón del marino.

    Como nos pasó a todos los que amamos La Mar e intentamos comprender la lógica de su infinita fuerza, tu has realizado dos viajes. Uno de ellos lo podrás repetir, el otro es simplemente irrepetible.

    El viaje obvio es el que nos llevó a todos desde el Port Olímpic hasta doblar el Cabo de Gata y atracar finalmente en Roquetas de Mar. El otro es interior. Es una transmutación, un cambio de perspectiva. Se podía leer en tus ojos el Domingo mientras gobernabas la rueda, al amanecer pasando las Islas Hormigas en el Cabo de Palos.

    La aprensión (no pánico), es natural. Es el estado de alerta necesario. La tensión vital que te permite comprender y prevenir. El instinto. El pánico no ayuda, atenaza. La alerta es imprescindible.

    Rog

  3. 4 maruja de pro
    Jueves, 8 noviembre 2007 en 5:33 pm

    Supongo que esta experiencia marcara en ciertos momentos de tu vida lo que pienses. El sentirse diminuto, el compartir, el compañerismo, el ser un poco mas “humanos”. Felicidades por la experiencia, me da mucha envidia, y al leer tus palabras he recordado mi primera travesía.
    En definitiva… es vivir, a otro ritmo, con otras coordenadas, pero estas son las cosas por las que apetece seguir adelante.

  4. 5 María
    Domingo, 11 noviembre 2007 en 12:05 am

    ¡Ese cañaaaaa! Bonita estampa ;)Felicidades y bienvenido a este “otro mundo”. Algo de veneno tiene, como dice Rog. Estoy deseando que sigas explicando tus impresiones sobre esa navegación.

    Saludos

    María (Debo ser “la otra”. Para diferenciarnos pondré BCN)

  5. Lunes, 12 noviembre 2007 en 6:25 pm

    Chico ¡menudo estreno has tenido! Me da a mi que a ti la mar ya te ha echado el lazo ¡enhorabuena! No te fies que es muy zorrón esta mar, que lo mismo complace que putea. Hay dos tipos de personas, las que le gusta navegar y las que no. Luego, estas emociones hay que ponerlas en una balanza ¿compensan los malos ratos a cambio de esas sensaciones únicas? A mi si.Mucho. Muchísimo.

    Y más cuando día a día se conocen nuevas gentes. ¿Viste como encontrábamos gentes en los puertos? Personas conocidas que no habíamos visto nunca. Personas generosas, dispuestas a recibirte, a charlar contigo, a mostrarte sus barcos, que para muchos son su hogar ¿a qué es hermoso eso? De ahora en adelante ya sabes que cuando pases por esos puertos, esos nuevos amigos estarán ahí, encantados de saludarte. Generosos, pues las gentes de mar son así, solidarios, espléndidos.

    Joder como me enrollo. Bueno pues nada. En mi puerto me tienes siempre, a mi y a mi barco.

    ¡Ah! Otra cosa. ¡¡¡FOTOSSSSSSSSSSSSSS!!! ¡¡QUIERO VERLASSSSS!!!

    Besotes fuertes fuertes

    Marga

  6. 7 vecala
    Viernes, 30 noviembre 2007 en 10:40 pm

    Que envidia Chaval.

    Pablo L


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Otras cosillas…

Ver entradas sobre…

Lo más curioseado por aquí…

Estadisticas

  • 39,179 hits
noviembre 2007
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Te es util algo de esto?

Si es asi ten la amabilidad de decírmelo.

Ultimas fotos subidas a Flickr

networkedblogs

Algunos pensamientos cortos


A %d blogueros les gusta esto: