08
Ene
09

Que ¿poco? nos costaría ser mejores con los demás…

En estos días (últimamente casi en cualquiera) siempre estamos viendo, oyendo o leyendo cuan difícil se hacen la vida unos a otros a lo largo del mundo. Cuanta gente sufriendo a manos de otra gente, que simplemente por saberse distinta se cree mejor. Y no, no quiero entrar en quién tiene o no tiene razón porque muchas veces llegaremos a si fue primero la gallina o el huevo. Simplemente me pregunto (con voz de cálico electrónico) “¿Porqué tanto odio?”  y sobretodo “¿Como se podría arreglar esto?”.

Como otras tantas veces, la filosofía ya tenía la solución para esto, y sin embargo todos nos empeñamos en volverle la cara. La regla de oro de la convivencia en paz es desde hace milenios: “Actúa con los demás como quisieras que los demás actuaran contigo”.

Aunque claro, siempre encontramos al listo que llegó detrás y dijo: “Un sádico es un masoquista que sigue la regla de oro”. O el siempre polémico George Bernard Shaw apostillando: “No hagas a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti. Puede que tengan otros gustos”.

Pero como los alemanes son así, encontramos a Kant y su “Imperativo Categórico Supremo” que dice más o menos: “Actúa según la máxima por la que desees que tus actos se conviertan en ley universal.” O sea, que si ahora el masoquista intentara seguir este imperativo para hacerse un sádico, no encontraría una mayoría universal de masoquistas (aunque a veces empiezo a dudarlo).

Claro, si esto mismo lo coge algún extremista cerraete de mollera, pues te diría que inmolarse en nombre de XX para derrotar al enemigo YY está bien (o ajusticiar a una bruja achicharrándola viva en la plaza mayor delante del paisanaje), porque es seguir la ley universal de su doctrina ZZ. Pero es que si empezamos a mezclar dioses y profetas en estas tierras humanas, ya es cuando nadie se aclara, porque cada uno tendrá el suyo que seguramente le podrá dar una coartada perfecta para cualquiera de sus actos.

Como a mi me gustan los raseros que podamos comprender todos independientemente del sexo o la confesión, sin necesidad de interpretaciones de terceros o de tener una mente superior, la verdad, me quedo con Kant. Con tratar de que la vida sea un poco mejor cada día, símplemente intentando (que muchas veces ni así se consigue) de valorar la vida de los demás al menos con la misma importancia que la nuestra propia.

Y no, no hace falta irse a la franja de Gaza para ello, basta (por ejemplo) con respetar a los demás en la SE-30, que seguramente tendrán la misma prisa que tú o más, o cuando llegamos a la cola del pan.

Pongamos algo de Paz en el mundo, empezando por el nuestro.

Pensamientos apoyados en el libro “Platón y un Ornitorrinco entran en un bar…” ¿Donde estaba este libro cuando yo estudiaba en COU?

Anuncios

3 Responses to “Que ¿poco? nos costaría ser mejores con los demás…”


  1. Jueves, 8 enero 2009 en 9:52 am

    Cuántos años de historia vividos, cuánto hemos evolucionado tecnológicamente, cuánto hemos aprendido…, pero cuánto hemos olvidado!!!

    Efectivamente, existen algunas doctrinas que ya habían apuntado antecesores ilustres y que serían buenas prácticas para seguir realizando hoy en día.

    Yo desde luego me quedo con el de “trata a los demás como te gustase que te traten a tí”

    ¡Qué bonito sería un mundo lleno de respeto, de ayuda, de solidaridad, de compartición…, en definitiva y aunque suene un poco típico…, de paz y amor!

    Igual no te sientes con fuerza de cambiar el mundo, pero recordemos el efecto mariposa…, lo que hagamos aquí puede verse reflejado en otro lugar y ojalá pequeños cambios con los que tenemos cerca y así sucesivamente, llegue alguna vez a crear una unidad, puesto que todos por encima de todo, somos personas y tenemos los mismos derechos!!!

    Estas reflexiones valen lo mismo para el maltrato de género, el abuso escolar, el abuso en el trabajo, las guerras, los atentados y cualquier forma de abuso que se ejerce sobre otros.

  2. Viernes, 30 enero 2009 en 12:38 am

    Me ha encatado el post. Me has hecho filosofar 🙂 que lo sepas. Me quedo con tu reflexión de conceder la misma importancia a los actos y los pensamientos de los demás que a los tuyos. La de Bernard Shaw me ha impactado, pero me ha hecho reflexionar sobre la cantidad de veces que me he equivocado interpretando actos y actitudes de los demás desde mi propia visión de la realidad, observada a través de mis ojos en vez de con los de los otros. Antropología, pura y dura vamos. Me voy a la cama con una lección recordada 😉 A ver si, además de en la profesional, soy capaz de aplicarla a mi vida personal

    Lucy! si es que eres buena, buena, leche! Se nota que sale la justicia por los poros. Y eso es ¡genial!.

  3. 3 fewibef
    Viernes, 30 enero 2009 en 12:50 am

    Me encanta tener estos comentarios, hace que uno se alegre de publicar esos pensamientos profundos que uno a veces no sabe si realmente podrían interesar a álguien.

    Es mucho más satisfactorio tener 2 personas como vosotras que se leen estas pocas líneas y las hacen suyas, que tener 1000 lecturas insulsas e inmateriales.

    Gracias, gracias y gracias.

    Besos para las dos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Otras cosillas…

Ver entradas sobre…

Estadisticas

  • 38,747 hits
enero 2009
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Te es util algo de esto?

Si es asi ten la amabilidad de decírmelo.

Ultimas fotos subidas a Flickr

networkedblogs

Algunos pensamientos cortos


A %d blogueros les gusta esto: